Salud y Bienestar

Cómo el Covid-19 ha cambiado la vida de los niños en la educación

niños covid 19 como afecta
Escrito por Sergio Sáez

En muchos países del mundo el mes de agosto representa una pausa en las actividades escolares, por lo que muchos padres de niños en edad escolar respirarán un suspiro colectivo de alivio porque ya no tendrán que controlar las tareas virtuales ni preocuparse por cómo maneja el aula en aplicaciones como Zoom para sus hijos. La pandemia y las órdenes presidenciales de cerrar escuelas han cambiado radicalmente la vida de maestros, padres y niños. El estrés de asegurarse de que los niños aprendan lo que se requiere en un período normal de clases ha agregado una capa adicional de presión tanto a los padres como a los maestros.

Esperamos que para el mes de septiembre, el personal de las distintas escuelas implemente nuevas técnicas para que los estudiantes y el profesorado regresen de manera segura a las instituciones educativas. Pero la realidad del COVID-19 sigue siendo un desafío para muchos estudiantes, ya que la situación actual se mantiene como meses atrás y el panomara se muestra que las clases continuarán siendo virtuales.

¿Cómo pueden los padres apoyar a sus hijos de la mejor manera en caso de volver a depender de la instrucción virtual?

niños covid 19

Deposit fotos

Lo que estudios han reflejado que algunos niños se han manejado mejor que otros en estos meses de confinamiento en cuanto a estudios y modo de llevar la vida. Algunos niños se adaptaron fácilmente al aula por aplicaciones como Zoom y a las interacciones de video. Otros niños tuvieron más dificultades para manejar el trabajo virtual por medio de instrucciones en línea.

Pero algunos gobiernos del mundo han planteado la posibilidad de abrir de nuevo las escuelas con la asistencia por turno de los estudiantes y, aunque sabemos que la peligrosidad del virus en niños no es tan alta como el riesgo en adultos, esto puede desencadenar un significativo aumento en casos pediátricos. De manera crucial, los niños pueden convertirse en portadores que transmitan el virus a los miembros más vulnerables de la sociedad, como sus abuelos.

Todo lo cual puede hacer que el retorno total a la normalidad sea poco probable para la mayoría de los niños en lo que resta de año 2020. Y cuando eso se combina con otras tensiones de vivir en aislamiento bajo cuarentena, puede tener algunas consecuencias graves: retrasar su desarrollo cognitivo, emocional y social.

Los cierres de escuelas son uno de los medios más visibles y controvertidos por los cuales el Covid-19 está afectando a niños y jóvenes. Según la Unesco, la educación de casi 1 600 millones de alumnos en 190 países se ha visto afectada. Y las cifras en aumento día a día alargan el proceso para iniciar la nueva normalidad.

Si las escuelas no vuelven a abrir hasta septiembre, muchos niños habrán pasado más de 20 semanas seguidas fuera de la escuela, una cantidad sin precedentes en la educación, y que podría desencadenar inmensas fallas en el nivel educativo de niños y adolescentes en edad escolar. Los intentos de aprendizaje remoto pueden ayudar a prevenir ese retroceso, pero es escéptico que pueda compensar por completo la diferencia cuando se aprende desde la escuela.

¿Desigualdades sociales en la educación?

No todos los niños se verán afectados de la misma manera, algunos expertos han analizado y concluyen que la brecha aumentará y de forma significativa en cuanto al logro educativo entre las familias con grandes posibilidades económicas y las más pobres.

Algunos estudios han arrojado que los niños más ricos mejoran su rendimiento de lectura durante el período de vacaciones escolares, mientras que las familias más pobres son las que tienden a mostrar las mayores pérdidas, ya que tienen menos recursos educativos durante las vacaciones.

Si bien los gobiernos están tratando de alentar la educación en el hogar, todo se traduce al uso de la tecnología, tener una buena computadora y una conexión a Internet confiable para poder acceder a los recursos de la escuela. La educación en el hogar también supone que los padres estén suficientemente educados y con tiempo para poder ayudar con las lecciones. Lo que significa que el desarrollo académico de muchos niños se detendrá durante el cierre de las escuelas, especialmente aquellos de entornos desfavorecidos.

About the author

Sergio Sáez

Leave a Comment